lunes, 31 de agosto de 2015

Disfruta intentando

Seamos simples y te diré buenos días o extendámonos un poco más, porque créeme que en ocasiones dedicar unos minutos a algo merece más la pena que dejar la oportunidad pasar. Ya sabes eso que dicen que ‘’mejor lento y bien, que rápido y mal’’Así que no, esta vez no seré breve. 

Para empezar te recomiendo que te dediques tiempo, que le dediques tiempo al tiempo y disfrutes en ello. Que la primera imagen que recibas del día seas tu mismo en un espejo y te guste lo que ves. Que dejes que esos pensamientos, que esas tareas que quieres hacer durante las horas que te separan del edredón las cumplas, aunque sean pocas y sencillas pero siempre te iras con buen sabor de boca a la cama. Que te des una ducha de realidad cada mañana, que valores que bailes y que tropieces, porque no hay mejor forma de aprender  que poniendo empeño y corazón en conseguir las cosas, por muchos errores que tengas. Y es que ser capaz de corregirse a uno mismo es un don que pocos pueden presumir de tener. 

Cuando pises la calle llena tu boca de buenas palabras, entona una canción basada en ‘’Hola’’ con un estribillo en bucle de sonrisa y ‘’que tengas un buen día’’, quizá, y puedo estar equivocada claro, pero aunque por segundos antes de entonar estos sencillos pasos mi garganta se quede muda, piensa en que con apenas dos palabras y una floritura el día de otra persona puede empezar de otra manera, y que para ti mismo no supone esfuerzo alguno.

No quiero parecer una caja de música con palabras utopias ni guías de autoayuda. Pero sueña alto, tan alto que los demás se den cuenta de para aspiraciones altas solo hay que escalar peldaños y trabajar la escalera. Que si somos ciegos a todo aquello que podemos tocar y mejorar, disculpen que me parezca imposible perseguir ideas que aun reposan sobre el papel.


Por eso, te aconsejo que disfrutes de esa ducha de agua fría, de las risas contagiosas, de los días que te apetezca estar solo, de los que prefieras estar acompañado o de los que directamente no te apetezca estar. Que viajes, que corras, que te hagas cicatrices para luego explicar moralejas y recordar siempre lo ocurrido, que hagas listas realistas u otras no tanto, pero en definitiva que aprendas a disfrutar intentando, hasta el momento que puedas disfrutar enseñando lo aprendido.


Xoxo
S-

2 comentarios:

Burn (Pato) dijo...

Me has llenado de ganas de levantarme por las mañanas y comerme el mundo. Y gracias

Comparte ilusión dijo...

Increíble este texto, me encanto! Besiños!